marketing gastronómico Erika Silva

Cuando las cuentas no nos cuadran, y el dinero que sale supera al que entra en las arcas, hay que tomarse un momento de introspección, ser objetivo y preguntarse: ¿por qué está fracasando mi restaurante?

Duro, sé que es duro llegar a ese punto.

Pero hay que intentar responder a esa difícil respuesta con toda la honestidad posible.

En muchos casos, ese momento de honestidad es precisamente lo que nos hace falta para impulsar un cambio de dirección y una mejora global que acaba traduciéndose en $$$.

Y para facilitarte esa desagradable tarea que es la auto-crítica, comparto algunos de los errores que cometen muchos de los restaurantes que fracasan.

¿Pecas de ellos también?

¿Son estas las razones por las que tu restaurante está fracasando?

01 Tu menú y tu concepto están diseñados para ti, no para tus clientes.

El hecho de que tu abuela tuviera una receta estupenda de migas con chorizo, no significa que la debas poner en el menú de tu restaurante de cocina contemporánea, simplemente por ser de la abuela, y, sobre todo, si no sabes ejecutarla a la perfección y las migas quedan pegajosas e imposibles de comer.

Además, el hecho de que tú seas un fan de la comida india, no significa que a la clientela local le atraiga o le guste ese tipo de gastronomía.

Escucha al mercado, no escuches a tu ego.

Una carta mientras más sencilla mejor.

Marketing Gastronómico Erika Silva

 

02 No tienes ni Presupuesto ni Previsiones ni Cuenta de Pérdidas y Ganancias.

Sólo el 10% de los restaurantes usa este tipo de herramientas contables.

Y eso, es equiparable a estar perdido en un bosque sin saber hacia dónde ir, y no tener un mapa.

Para sobrevivir en tal caso, hay que conseguir un mapa, e identificar dónde estamos y a dónde vamos.

Tu restaurante es exactamente lo mismo.

Tienes que saber dónde estás para saber hacia dónde te diriges, y cómo se llega de manera más rápida y económica a tal destino.

 

03 Sigues utilizando conceptos de marketing que han sido superados.

Las Páginas Amarillas van directas al contenedor de reciclaje.

No deseches tu dinero anunciando en las Páginas Amarillas.

O haciendo postalitas para tus clientes.

Son medios muertos.

Si no utilizas el marketing online, estás fuera de juego, y tu restaurante se va a ver negativamente afectado.

Porque tu cliente se mueve por un montón de plataformas, y quiere verte a ti allí también.

Por eso, como mínimo, tendrías que tener presencia en:

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Google Business Places
  • YELP
  • Cualquiera de los muchos directorios especializados en restaurantes que encontrarás online.

Otra manera muy eficaz de comunicarte con tus clientes y clientes potenciales es el email.

Regístrate con un servicio de proveedores de correo electrónico como MailChimp, AWeber o Infusionsoft, e incita a que tus clientes se suscriban a tu web para recibir comunicaciones constantes de tu restaurante.

Si estás suscrito a mi lista, cada 15 días te llega un correo de mi parte, este correo te lo envío desde MailChimp.

Como ves es un correo sencillo, eficaz y muy sencillo de utilizar.

El email es una de las maneras más eficaces de mantener al cliente informado e interesado, y te ofrece la posibilidad de compartir ofertas y descuentos directamente al cliente que sabes que va a estar interesado.


04 Tu página web o no existe o deja mucho que desear.

Sí, tu restaurante necesita una página web.

¿No has invertido en una todavía?

Pues, ¿a qué esperas?

Tu cliente la exige.

Tu cliente quiere ver tu menú actualizado en la web, y quiere saber ingredientes, precios y cómo reservar mesa en tu casa.

Marketing Gastronómico Erika Silva

El cliente de hoy lo quiere todo, y lo quiere ya.

Pero, ¡cuidado!

Una web, requiere un esfuerzo.

No vale dejándola en manos del hijo del vecino que estudia informática en la escuela.

Una web bien diseñada requiere imágenes imponentes, textos de calidad, una navegación intuitiva, una adaptación a dispositivos móviles, etc…

Una web requiere un esfuerzo constante de actualización.

Si has eliminado la tarta de chocolate sin gluten de tu carta, la tienes que eliminar también de tu menú digital para evitar que el cliente que es celíaco se lleve decepciones.

 

05 Estás contratando a gente que no te conviene.

¿Te estás ahorrando unos cuantos euros empleando a gente que no está calificada y que no tiene interés en trabajar por ti?

Gran error.

Tu labor principal es asegurarte de escoger adecuadamente al empleado que va a cuidar a tus clientes.

De hecho, más que una labor, es una obligación.

La competencia en el mundo de la hostelería de hoy es feroz.

Cuando el cliente entra por tu puerta, te escoge a ti, y sólo a ti. Por eso, tienes la obligación y la responsabilidad de asegurarte que tu equipo trate a esa persona tan especial con toda la pasión y la dedicación que tú también deberías tener.

Recuerda que no todo es cuestión de dinero.

El empleado de hoy quiere aprender, y quiere flexibilidad.

Si puedes encontrar un sistema de trabajo que le motive a disfrutar de la labor que lleva a cabo en tu restaurante, aunque no le pagues tanto como otros, no sólo se va a quedar contigo, sino que, además, va a traducir esa satisfacción tratando a tus clientes con amabilidad y dedicación.

Estas, son algunas de las razones por las que tantos restaurantes fracasan a los pocos años de lanzarse al mundo de los negocios.

Averigua qué otras estrategias puedes emplear para asegurarte que no te conviertes en otra estadística, visitando los cursos online que te ofrece la Escuela de Hostelería Online de Marketing Gastronómico.

Un saludo

Erika

 

 

Comments

comments