Marketing Gastronómico Erika Silva

Ayer fui a un restaurante y vi muchos errores por parte del camarero, por esto os quiero contar esta pequeña historia sobre cómo subir las ventas a través de un caso real.

Esta historia sucedió en Barcelona actualizando mis conocimientos en Marketing en Redes Sociales. Te adelanto que Facebook live viene para quedarse y su repercusión está siendo enorme, muy pronto te lo contaré todo en mi blog.

Vamos al grano, qué pasó en este restaurante que me inspiró a escribir este post.

Parte de la historia sobre cómo subir las ventas en un restaurante la cuento en este vídeo por si no te apetece leer todo ahora.

Caso práctico: Cómo subir las ventas en un restaurante

A la hora de comida, fuimos con mi querido amigo Kim Ossenblok a un restaurante cercano a la clase.

Era un restaurante pequeñito con mucho encanto.

Entramos y nos sentaron a la mesa.

Nos ofrecen algo para beber.

Kim pide un agua con gas, yo una caña. (una cerveza pequeña)

El primer fallo del camarero es no hacer una sugerencia de upselling y decirme si quiero un doble o un tubo, es decir un tamaño mayor.

Una vez nos trae la bebida nos dice que no tienen carta, que todo está apuntado en la pizarra.

Yo personalmente no alcanzaba a leer todo lo que ponía y me tuve que levantar a leerla.

Vi tres columnas de platos, cada listado tenían unas 8 a 10 sugerencias. Después de leer los 3 primeros platos me aburrí.

¿Y por qué me aburrí? Te puedes estar preguntando…

Porque la pizarra:

  • No se veía desde todas las mesas
  • No destacaba nada
  • Era muy monótono tener que leer todo ese texto
  • Escrito a mano con una letra poco legible

Una pizarra yo la utilizaría para destacar las sugerencias, los platos estrellas, pero no la utilizaría como una carta completa de 30 platos, porque os aseguro que esto no lo lee nadie.

Después de estar debatiendo un rato y sin saber qué pedir nos decantamos por un surtido de tomates con bonito para comenzar y compartir.

Seguro que había algún otro plato más representativo de la casa y más rentable, pero el restaurante perdió la opción de venderlo por no comunicarlo bien.

Luego queríamos una carne también para compartir y las opciones eran chuletón o filete de vaca vieja.

Le preguntamos al camarero si el chuletón era muy grande (suelen serlo)

Nos dice que aproximadamente eran 700 grs. por pieza.

Kim dice, ok pedimos mejor el filete y el camarero no hizo nada por convencernos que el chuletón era una mejor opción.

Pienso que por persona comer 350 grs. de carne más tomates no es una barbaridad y perfectamente nos podría haber persuadido para elegir el chuletón.

Pero el camarero no hizo ningún esfuerzo por hacer el upselling.

En este caso lo mejor es poner en valor:

  • La procedencia del producto
  • Manera de preparación
  • Comentar que para dos personas la cantidad es la adecuada

Como no pedimos nada más nos dice: “Es poca comida”

Yo le dije: Si, puede ser, pero si queremos algo más mejor pedimos después, porque yo no quería pedir de más y tener que dejar toda la comida.

Nos vuelve a insistir: “Es poca comida”

Yo le  vuelvo a decir lo mismo, que si queremos algo más ya pedíamos un postre u otro plato.

¿Cuál fue el fallo del camarero? No ofrecer algo concreto para agregar al pedido.

Por ejemplo, encima de la barra habían varias bandejas con setas de todo tipo. Si él nos hubiese sugerido algún plato con estas setas seguro hubiésemos dicho que sí.

El último error del camarero que les costó al restaurante al menos 8 euros más.

Cuando terminamos de comer pedimos dos postres, pero pasaron 15 minutos y el postre no llegaba y yo tenía que volver  a mi clase.

Kim se levantó y dijo que nos teníamos que ir y canceló la orden de los postres.

Conclusiones del caso práctico Cómo subir las ventas en un restaurante:

Por no saber sugerir el camarero y por la mala estrategia de marketing a través de una pizarra, calculo que el restaurante perdió:

  1. Upsellings de bebidas: 2 euros.
  2. Upselling de entrante: 6 a 8 euros.
  3. Upselling chuletón: 20 euros o más.
  4. Dos postres no servidos 8 euros.

Estamos hablando casi de 35 a 40 euros perdidos solo en nuestra mesa.

Me gustaría lanzar esta reflexión:

¿Cuánto dinero dejas de ingresar cada día en tu negocio por la falta de formación de tu personal?

Porque la solución es muy simple, para que el personal venda más hay que enseñarle a hacerlo.

Hay que formar al personal en lo siguiente:

  • Cuáles son los platos más rentables de la carta
  • Cuáles son los mejores momentos de sugerencias
  • Cómo hacer upsellings efectivos y sin que se note que quieres vender más
  • Cómo persuadir al cliente de una manera elegante
  • Frases para tentar al cliente y pida más productos
  • Etc.

Como sabes a mi me gusta la excelencia y el buen hacer, por esto llevo años enseñando estas estrategias en mi Escuela de Marketing Gastronómico.

Tú también puedes aprender a subir las ventas de tu negocio conmigo desde cualquier lugar del mundo con mis cursos de hostelería online.  Si quieres más información sobre cómo lograrlo puedes hacer click aquí.

O si quieres leer mi libro sobre Marketing Gastronómico para aprender estrategias de ventas para restaurantes, lo puedes adquirir ahora mismo aquí.

No dejes que te suceda lo mismo a ti, fórmate y ayuda a tu equipo a sacar su máximo potencial.

Un saludo,

Erika

 

Comments

comments