Marketing Gastronómico Erika Silva

Seguramente habrás oído hablar de la ansiedad que sienten muchos al hablar en público, o al viajar en avión o al enfrentarse a una operación quirúrgica.

Pero, ¿“ansiedad ante un menú”?

No, no me lo invento.

Robert Byrne, director de la empresa especializada en comportamiento de consumidores, Technomic, explica que para la mayoría de clientes hoy en día, “leer un menú es como leer una antigua guía de teléfonos“.

A principios del 2014, el promedio de platos en los menús de las 500 cadenas de restaurantes más populares del mundo alcanzaba los 153.

Y, esos son muchos platos.

¿Qué sucede cuando el cliente se enfrenta a un menú tan extenso?

Se estresa, y tarda mucho más en pedir.

Consecuentemente, la cocina necesita mucho más personal para producir la comida. Eso aumenta el coste, y acaba por trasladarse al cliente.

Además, ante un menú tan variado, el cliente no tiene claro ni quién eres ni en qué te especializas.

Sumados, estos factores hacen que el cliente ni repita ni te recomiende.

Por eso, todas aquellas cadenas que apostaban por “el más es mejor” en su día, han empezado a simplificar sus menús y están empezando a ver ahora resultados sorprendentes.

Por ejemplo, cuando la hamburguesería norteamericana Hardee redujo los 90 platos en su menú a 65 (es decir, un 28% menos), el nivel de satisfacción de sus clientes aumentó un 6%.

Lo mismo le sucedió a Shoney’s, competencia directa de Hardee.

Al recortar el 13% de los componentes en su menú, la satisfacción del cliente aumentó un 7%.

Longhorn Steakhouse, también redujo su menú un 14% y la satisfacción del cliente subió un 7% también.

Se puede afirmar entonces, que parece existir una relación inversa entre el número de platos en un menú y el nivel de satisfacción del cliente.

 

Si quieres que tu cliente se sienta satisfecho en tu restaurante, se impone el recorte.

¿No estás convencido?

¿Prefieres seguir ofreciéndole 50 en lugar de 10 platos bien pensados?

Espero que estas razones te hagan ver que, si quieres que tu cliente se sienta satisfecho en tu restaurante, necesitas recortar tu oferta. Y, necesitas hacerlo de manera despiadada.

 

01 Menos Platos, Descripciones más Claras

Según Robert Byrne, una de las razones principales por las que el nivel de satisfacción del cliente aumentó al reducir el número de platos en el menú de estos locales, es que, de repente, pasaron a tener más espacio físico en la carta.

Y, más espacio físico, significa descripciones más detalladas, y la posibilidad de darle mayor protagonismo a los platos que más interesa vender.

Byrne sigue explicando que, “un menú con descripciones más detalladas aumenta las ventas, las visitas repetidas y el nivel de satisfacción del cliente”. De hecho, los estudios efectuados por su empresa, Technomic, demostraron que:

  • Un 27% más de los consumidores escogieron los platos del menú con descripciones más detalladas,
  • Un 10% de los consumidores estaban dispuestos a pagar casi un 10% más por los artículos con descripciones más extensas.

Conclusión: si quieres que tu cliente se sienta satisfecho en tu restaurante, recorta tu menú, y describe en detalle los platos a los que te interesa darles más protagonismo.

 

02 Menos Platos, Mejor Cocina

Las lecciones aprendidas de la reducción del menú en las cadenas de comida rápida norteamericanas, se aplican hoy a restaurantes de todo tipo.

Porque el objetivo ahora”, sigue Byrne, “ha dejado de ser la cantidad y ha pasado a ser la calidad”.

Al reducir su menú y quedarse con una oferta de tan sólo 36 platos, Shake Shack ha incrementado sus ventas un 57%.

MOD Pizza, con tan sólo 30 artículos, ha aumentado sus ventas un 87%.

¿Qué tienen todas estas cadenas en común?

Un mayor enfoque en hacer las cosas bien.

Conclusión: si quieres que tu cliente se sienta satisfecho en tu restaurante, no olvides darle lo que busca: calidad por encima de cantidad; ingredientes frescos, cocinados en locales pulcros y modernos.

 

03 Menos Platos, Mayores las opciones de Personalización

Dales la idea, el resto ya se lo harán ellos.

Eso, es lo que buscan el 40% de los clientes de hoy, según los estudios de Technomic.

Dales alitas de pollo, y ofréceles la oportunidad de escoger sus salsas y marinadas.

Dales la base de la pizza, y ofréceles la opción de escoger ingredientes frescos y variados.

¡Y verás cómo tienes los clientes más felices del mundo y además podrás subir tus ventas!

 

¿Quieres saber cómo crear una carta que no le cause “ansiedad” a tu cliente?

Te recomiendo que leas mi último libro, El Libro del Marketing Gastronómico.

¿Por qué?

Porque entre las 280 páginas de este libro encontrarás todo lo que necesitas saber para Diseñar una Carta que Venda, así como información útil, práctica y amenas obre:

  • Los fundamentos del marketing gastronómico,
  • Cómo aplicarlo para crear una conexión más profunda con tus clientes,
  • La comunicación: el papel que juega en el marketing gastronómico y cómo perfeccionarla para sacar máximo provecho de tus esfuerzos en este sector,
  • Cómo convertirte en referente en la hostelería,
  • Cómo crear una estrategia que sirva para destacarte por encima de la competencia e incrementar ventas,
  • Cómo aumentar el valor de lo que ofreces a tus clientes,
  • Cómo encontrar una diferenciación clara y directa que aporte valor al cliente instantáneamente,
  • Cómo influir en la decisión de compra del cliente…

Y mucho más.

 

¿Cómo consigues el Libro del Marketing Gastronómico?

Dirigiéndote a este enlace.

 

No confundas a tu cliente.

¡No le des ataques de ansiedad con una carta demasiado extensa!

Mantenle siempre satisfecho y feliz con mi libro: El Libro del Marketing Gastronómico.

Saludos,

Erika.

Comments

comments