curso administración de restaurantes

Es una lástima que tengas camareros en tu restaurante que sólo se limiten a transportar platos de cocina a sala. Yo creo que todo este personal tiene mucho más potencial. ¿No sería mejor tener camareros que vendan?

Imagina tener en cada mesa  unos camareros enfocados a las ventas y a la atención al cliente.

¿Pero por qué tus camareros no venden?

No es por su falta de motivación, ni es porque no quieran, seguramente es porque no los has formado para que lo hagan.

El personal que entra a trabajar a tu restaurante, tú lo has seleccionado y tú le has dicho o no lo que tiene que hacer. En esas funciones que le explicaste nada más entrar al restaurante ¿le explicaste cómo tenía que vender tus platos más rentables?

¿Cómo tener un personal que venda?

Lo primero que tenemos que tener claro, es que todos los camareros que trabajan en tu restaurante son vendedores, no simples camareros que sólo atienden mesas o llevan bebidas y comidas a quién se lo ha pedido. No será mejor tener camareros que recomienden platos, que hagan upsellings, crosseling, que comprenda lo que desea el cliente, que lo conozca, que lo haga sentir bien, etc.

Veamos algunos factores que te ayudarán a transformar a tu personal en excelente vendedores de tu producto:

  • En la selección está la clave del éxito: Para identificar a estos camareros que vendan, tú tienes que tener la habilidad de encontrarlos en la selección de personal. Para esto tienes que elegir personas con buen trato, agradables, simpáticas y que la sonrisa sea parte de su comunicación. Porque es mucho más sencillo enseñar a una persona con estas cualidades el trabajo que se hace en un restaurante, que  transformar a una persona muy formada y experta, pero seria y sin carisma a ser amable y sonriente. Creo que aquí está uno de los fallos más grandes que se cometen en la hostelería, no se selecciona bien al personal y así comenzamos mal.
  •  Que sea un personal enfocado a atender al cliente: El personal que está cara al público, generalmente camareros, jefes de sala, maîtres, sumilleres, etc. Tienen que tener una serie de capacidades que los habiliten a satisfacer al cliente en todo momento, cosa que permitirá extender la permanencia de éste en el restaurante, teniendo la opción de ofrecer más productos ayudando a subir el ticket medio.

Por ejemplo, algunas habilidades básicas que tiene que tener este personal que venda son:

  1. Aprender a escuchar
  2. Tener paciencia
  3. Ser proactivo
  4. Ser experto en los productos y servicios que ofrece el restaurante
  5. Desarrollar la habilidad de trabajar bajo presión
  6. Cuidar el lenguaje corporal
  7. Generar un ambiente agradable
  • Tienes que darle la mayor información posible al personal: Esta información es un total conocimiento del producto que tiene que vender. Muchas veces cuando se le pregunta a camareros, perdona ¿Qué me recomiendas? No saben qué decir y dicen frases tan comunes como:
  1. Ah, no sé, yo acabo de comenzar aquí
  2. Todo está bueno
  3. Hay de todo en la carta
  4. No he probado nada
  5. etc.

La información es muy simple de dar. Realiza una formación a todo tu personal, que prueben toda la carta, que el chef les explique cada receta, ingredientes, qué no es apto para alérgicos e intolerantes a algún alimento. Se debe explicar con qué vinos marida cada plato y nunca olvidar, comunicar cuáles son los platos más rentables para el restaurante. Me temo que estos principios básicos no se hacen en muchos restaurantes.

  • Mejorar la experiencia gastronómica: No se trata que la comida esté sabrosa y bien presentada, sino que todo lo que el cliente vive dentro del restaurante sea placentero y no una situación desagradable o de estrés, como sucede en muchas oportunidades. Para esto, el personal tiene que estar atento al cliente desde que pone un pie dentro del restaurante. Debe recibirlo con una sonrisa, mirarlo a los ojos y preguntar si tiene o no reserva, acompañarlo a su mesa y ya seguir toda la secuencia de servicio con amabilidad (no servilismo) y con interés real de cómo va todo en sus mesas. ¿Se imaginan invitar amigos a casa a cenar y no atenderlos de manera correcta? Pues lo mismo sucede en los restaurantes. Cada cliente es un invitado a tu casa.

Podría seguir y seguir, pero creo que como una reflexión a lo que estamos haciendo en la gestión del restaurante es suficiente.

Si quieres mejorar la gestión de tu personal para conseguir crear un mejor equipo, apúntate a mi Curso de Administración de Restaurantes, que he creado con las estrategias más efectivas de gestión y motivación de personal.

curso administración de restaurantes

Un saludo

Erika

 

Comments

comments