Ya sabéis del gran interés que tengo por los hábitos de consumo, cada vez más profundizo en ellos y por esta razón, más me voy dando cuenta como todos los temas del marketing, búsqueda de insights y motivaciones, van relacionados con estos hábitos, que nos dan luego todas las claves para desarrollar productos acorde a lo que demanda el mercado, no al revés como muchos hacen, primero montan el local con un producto de su gusto, que piensan que puede triunfar y luego se dan cuenta que  lamentablemente, no era así la secuencia de la idea de negocio.

Leyendo los artículos que me llegan, quiero compartir este con vosotros, no sólo porque no muestra la inquietante realidad del mercado y del consumo en España, sino porque nos da ejemplos de como leer estos hábitos, para luego transformarlos en productos, sinceramente no hay otra solución o le damos al cliente lo que busca (y puede pagar) o mejor será que cerremos de una vez, no hay medias recetas, ni magia para llenar los establecimientos, sólo es escuchar al cliente, a través de su comportamiento ante nuestros productos y ante los hábitos, así es que no olvides buscar los estudios de tu zona!!

Cito “Cocinar en casa antes que salir fuera. Este hábito se ha recuperado en España con la llegada de la crisis y no tiene intención de desaparecer en un futuro próximo. Según un estudio de PwC, los españoles han disminuido en más de un 52% la frecuencia de sus salidas a locales, y cuando lo hacen controlan lo que gastan, algo que antes de la crisis sólo lo hacía alrededor del 9%. Ante esta situación, las numerosas empresas de restauración del país no han tenido más remedio que hacer suya la frase “renovarse o morir” y lanzarse a un nuevo modelo de consumo.

La centenaria Viena Capellanes lo tuvo claro: si los consumidores no vienen, nosotros iremos a ellos. Y en la oficina es difícil escapar cuando no queda más remedio que comer fuera. Así surgió Córner Viena, puntos de venta en empresas de cierto tamaño (más de 300 empleados) y que ya cuenta entre sus clientes a Ericsson y Dia. Con una facturación en 2010 de 14 millones de euros, un 17% más que el año anterior, no cabe duda del buen resultado de la innovación empresarial.

“Casi todas las empresas han reducido drásticamente -cuando no eliminado- sus presupuestos para comidas y catering”, afirma Antonio Lence, director general de Viena Capellanes. Su negocio estaba en pleno desarrollo (había invertido más de diez millones de euros para emprender un nuevo plan de expansión) cuando llegó el parón del consumo provocado por la crisis. Había que buscar nuevas salidas, y la solución llegó de la mano de una compañía que no estaba satisfecha con su servicio de catering. Lence decidió poner un Córner “experimental”, y dos años después ya ha abierto casi 30 puntos de venta.

La clave del éxito según Lence es que ambas partes quedan satisfechas: la empresa ofrece un servicio a sus empleados sin tener que asumir ningún coste y los trabajadores tienen a su disposición comida que se renueva constantemente. Todo un éxito para un negocio tradicional que con estas novedades ha creado además casi 40 puestos de empleo.

Gastar dinero en tiempos de crisis

Local de '100 Montaditos' en MadridLocal de ‘100 Montaditos’ en Madrid

Otra de las estrategias de las cadenas de restauración ha sido abrir nuevos locales. Seguir invirtiendo, pese a la crisis. Es el caso de Restalia, creadora de los ‘100 montaditos’ que ha visto nacer este año ‘La Sureña’, una cervecería con aires del sur que está triunfando a pasos agigantados. En menos de un año ha abierto unos 30 locales repartidos por la geografía española. “Creemos sinceramente que hemos ganado el pulso a la crisis”, afirma Curi Gallardo, director de Comunicación de Restalia.

La clave de este éxito está en “adaptar la carta a las necesidades de los consumidores”, según Gallardo. Algo en lo que Restalia ya tiene experiencia, que ha lanzado ofertas como ‘Jarramanía’ y ‘Euromanía’ en las franquicias ‘100 montaditos’, con muchos de sus productos a un euro. Gallardo lo califica de “toda una revolución en el sector”.

Esta cadena se ha apuntado además al ‘free standing’, un modelo de restaurante independiente con el que el grupo pretende llegar a áreas de poblaciones menos densas y cubrir un sector del mercado en el que no estaban presentes.

Fortalecerse en la crisis

El Grupo Vips ha sido una de las cadenas de restauración que se ha visto afectada por la situación económica. El sector ‘Casual dining’, del que la empresa es uno de los principales referentes en España, ha disminuido un 5% de media su facturación durante el último año. Ante la evidente caída de ventas, había que hacer los deberes.

Local de Mc Donald'sLocal de Mc Donald’s

“Decidimos aprovechar la mala coyuntura para preguntarnos a nosotros mismos cómo podíamos mejorar”, afirma Enrique Francia, consejero delegado de Grupo Vips. La opción elegida también fue la de invertir, “una apuesta obvia, una táctica clave para salir fortalecidos de la crisis”, sostiene Francia.

Como resultado de esta estrategia, Grupo Vips ha decidido entrar en el mundo de la comida rápida, ya que “es el único segmento en el ámbito de la restauración organizada que ha mantenido un crecimiento sostenido”, razona el consejero delegado del Grupo. Así, ha creado VIPSmart, una cadena “con las características de un servicio rápido pero cocinado verdaderamente al momento”.

Otra de las novedades es el acuerdo que alcanzó con la cadena lusa de hamburguesas h3, con la que operará en exclusiva. “Esta cadena ha supuesto una revolución en el mercado de la comida rápida de calidad”, sostiene Francia. Así, y pese a la crisis, Vips sigue en expansión.

Un lavado de imagen a la comida rápida

Aunque el consumo de comida rápida se ha visto incrementado con la crisis, la ‘fiebre’ de la vida sana continúa, y por ello Mc Donald’s quiso aprovechar y someterse a un lavado de imagen. Hacer de este tipo de comida una opción cómoda y acogedora ha sido su máxima durante los últimos años, en los que la internacional marca de hamburguesas ha tratado de quitarse la etiqueta de ‘comida basura’.

Los cambios pasaron por los locales, que cambiaron el amarillo chillón por colores cálidos y cómodos sofás, con acceso a Internet, mucha referencia a la vida sana y etiquetas con información nutricional. También se modificaron algunos menús, como el infantil que incluye más frutas y verduras y reduce la cantidad de patatas fritas.

Otra de las principales novedades fue la creación de McCafé, una apuesta de la cadena por introducirse en el mercado del café y la bollería y hacer competencia al popular Starbucks. Para ello llegó a un acuerdo con Segafredo Zanetti, una de las mayores compañías de café mundial. Los resultados de esta nueva estrategia han sido positivos, ya que el ‘gigante’ de las hamburguesas facturó en el año 2010 un 5% más y obtuvo beneficios de más de 4.900 millones de dólares.

Bajada de precios y servicio a domicilio

Las grandes cadenas pueden innovar para conseguir que continúen entrando consumidores en sus locales, pero ¿qué hay de los pequeños restaurantes? La crisis afecta a todos y para luchar contra ella la mayoría deciden rebajar sus precios y entrar en el mundo del servicio a domicilio.

Internet ocupa un lugar muy importante en la vida de estos restaurantes. El ‘cuponing’ -descuentos a través de páginas que ofrecen planes ‘low cost’- permite lanzar ofertas que llegan a miles de personas a golpe de ratón y puede hacer llegar clientes en los duros días laborables, cuando es mucho más difícil llenar el local.

Además, empresas como ‘Just Eat’ pueden servir de intermediario para el servicio a domicilio para cualquier tipo de restaurantes. Su web tiene éxito en numerosos países y en está presente en seis ciudades españolas. La imaginación y las ganas de innovar son las claves de los empresarios de la restauración para que la crisis no se lleve por delante a sus locales.

Fuente: El Mundo

Bueno, malas noticias por un lado, pero soluciones, tips e ideas mucho ánimo! Yo se que es difícil tener energías con los tiempos que corren, pero si te ilusiona este sector, no te desanimes, se necesitan empresarios que amen su trabajo, si eres uno de ellos, estudia tu mercado, incorpora cambios en tu carta, busca información y ya verás que las cosas pueden mejorar.

Un abrazo

Erika 

Escuela de Hosteleria Marketing Gastronómico

Escuela de Hosteleria Marketing Gastronómico

 

Comments

comments