Marketing Gastronómico Erika Silva

… porque, tú envías una newsletter semanal a tus clientes, ¿verdad?

¿Cómo?

 ¿Que entre la gestión de tu restaurante, la compra de productos, la formación de personal nuevo, el hacer fotos para tus redes sociales, etc.…te es imposible ponerte a escribir emails?

Normal.

Pero es importante que encuentres un huequecito durante tu semana (o durante tu mes, como mínimo) para escribir un email a tus clientes.

O simplemente puedes delegar la labor.

¿Que no crees que merezca la pena?

Ahí es donde no estamos de acuerdo.

Ten presente que, el email marketing te ayuda a:

  • Dirigir a tu cliente potencial hacia tu página web/página móvil,
  • Mantener a tu cliente informado,
  • Comunicarle tus ofertas y últimos acontecimientos,
  • Recordarle tus valores,
  • Mantener tu marca siempre presente en su mente…

Y, simplemente, mantener una conversación con el cliente, que fomente confianza en tus productos, en tus servicios y en tu filosofía de ventas.

¡Sí, todo eso está muy bien, pero háblame de ROI, Érika!

Ok.

Nos indica la Direct Marketing Association que, el retorno de la inversión (ROI) del email marketing es de un 4,3%, un porcentaje muy positivo si lo comparas con el retorno de las redes sociales, por ejemplo.

Pero, (y sí, hay un pero), es que, para que el email marketing te dé ese 4,3% tienes que hacerlo bien.

Como todo en esta vida.

Es decir: aquello de enviar un email mal escrito de vez en cuando a clientes que no te han dado la autorización para que les envíes tus comunicaciones… eso, no te va a hacer más mal que bien.

 

Entonces, ¿qué es lo que tienes que tener presente antes de enviar tu newsletter semanal y obtener ese ROI del 4,3%?

 

01 No pierdas el tiempo enviando mensajes a personas que no han dado su consentimiento

A tu cliente no le puedes contactar por email si antes él o ella no ha cedido sus datos voluntariamente.

¿Por qué?

Porque así lo dice la ley, y porque tú estás gestionando información confidencial que debes proteger y gestionar adecuada y legalmente en todo momento.

Entonces, ¿cómo consigues sus datos?

Creando una lista de suscripción en tu web.

De eso, hablamos otro día 🙂

 

02 No envíes tus emails desde tu cuenta de Hotmail, Gmail o Yahoo

Cuando el gestor de correo electrónico de tu cliente recibe tu email con la extensión @gmail.com, por ejemplo, o lo envía directamente a la carpeta de SPAM (y eso es desastroso para tu marca), o lo envía a la carpeta de promociones. En el primer caso, el gestor se encarga de que tu cliente lo no vea, en el segundo, tu propio cliente automáticamente descarta tu comunicación como publicidad.

¿Cómo prevés este derroche de tu tiempo y recursos?

Necesitas configurar y enviar tus emails en plataformas especializadas como Mailchimp. Por una cuota mínima mensual, podrás realizar envíos masivos de manera ágil y fiable, crear emails de aspecto muy profesional, y obtener las métricas de tus envíos para analizar los resultados e intentar mejorar en todo momento.

 

03 No menosprecies tus textos

Valor.

Tu email tiene que aportarle valor a tu cliente.
Si no, ¿para qué iba a abrirlo?

No le cuentes que habéis creado un plato que ha ganado esta y otra competición. El cliente se alegrará por ti (en cierta medida), y seguirá con su vida como si nada.

Cuéntales que, por ser suscriptores a tu lista, ese plato que tantos premios está consiguiendo es suyo gratis, el día que reserve una cena para más de 4 personas.

Y enséñale de manera muy clara, qué tiene que hacer para conseguirlo.

Sin un texto persuasivo, no te sirve de nada enviar un email.

Empezando por tus titulares.

¿Tú sabes la cantidad de emails que le llegan a tu cliente cada día?

Seguramente la misma o más, que te llegan a ti.

Una cantidad A-PLAS-TAN-TE.

Para destacarte por encima de esa marea de texto, tienes que empezar con un titular que, como mínimo, despierte suficiente curiosidad en el lector como para abrir el mensaje, seguir leyéndolo y no sentirse defraudado.

 

04 Cuida la experiencia de usuario de tu lector

¿Verdad que te sientes frustrado cuando le das a un enlace que está roto?

Pues, esa misma frustración la sentirá tu lector al clicar en ese enlace en tu email que no le lleva donde le tiene que llevar.

Para ti, además de una muy mala imagen, esos enlaces rotos o esas imágenes no clicables representan clientes que no llegan a tu página de ventas y, por tanto, ¡clientes perdidos!

 

05 Optimiza tus mensajes para móviles

Una gran parte de tus clientes va a leer tus mensajes de correo electrónico en su teléfono móvil, así que, no menosprecies la pantalla móvil.

Asegúrate de que tu email pueda ser leído fácilmente en móviles: evita poner enlaces demasiado cerca entre ellos y, que los enlaces que aparezcan en el texto puedan ser fácilmente clicables sin necesidad de que tu cliente tenga que ampliar el texto.

 

No olvides que, ese email que envías hoy, debe ser parte de una estrategia global de email marketing que identifique claramente a tu público objetivo, y que le aporte valor, información y contenido de calidad, y que te ayude a mejorar tu conversación a largo plazo.

 

Así que, ya sabes: antes de enviar ese email, pausa un momento.

Si tu mensaje no cumple las cinco condiciones fundamentales de las que te he hablado, desiste. Vas a perder tu tiempo y el de tu lector.

Y, si necesitas ayuda para conseguir una estrategia de email marketing que te genere el ROI que buscas, ponte en contacto con Escuela de Hostelería Online de Marketing Gastronómico.

Descubre, entre nuestros  cursos de hostelería online el que te aporte el conocimiento que necesitas para enamorar al cliente con tus campañas de email marketing.

Un saludo,

Erika

Comments

comments