Técnicas de marketing y ventas aplicado al jamón
Miriam López Ortega

Miriam López Ortega

Hace unas semanas  se pone en contacto conmigo, Miriam López, para confesarme su profundo amor por el marketing y la gastronomía.

Me comentaba que aunque es especialista en marketing digital en diferentes agencias y multinacionales se define sobre todas las cosas, una apasionada del buen jamón, de la excelencia en su servicio, de cómo se debe hacer un buen marketing y técnicas de ventas con el jamón, en definitiva, se proclamó una  #JamónLovers y ya con esto, llamó mucho mi atención.

Miriam me comentaba, que es  la fundadora y CEO de López Ortega Deligths, una empresa especializada desde 2005, en formar a profesionales en el mundo del jamón y su corte, además de ofrecer experiencias gastronómicas sobre este producto a un sector más de ocio.

Sinceramente os digo, que son muchas las empresas que quieren que hable de sus productos en mi blog, pero yo siempre pienso en vosotros, en el valor que os puede aportar lo que me proponen.

Por todo esto, si no es diferente, único o interesante, no lo enseño. Además pocas personas han demuestrado la pasión de Miriam. Adelante Miriam, te lo has ganado  🙂

 El jamón como experiencia: técnicas de marketing y ventas aplicado a nuestra joya gastronómica

Es una realidad que el jamón ibérico es una de las joyas más selectas de nuestra gastronomía. Es un producto con características únicas y que conquista hasta los paladares más exigentes.

Desde pequeños estamos acostumbrados a verlos colgado en restaurantes, tascas, bares y hasta en nuestras cocinas. Pero ¿qué sabemos realmente de este producto? ¿Hacemos que nuestros clientes disfruten de él al máximo? ¿Convertimos el consumo del jamón ibérico en una experiencia gastronómica única para nuestros clientes o usuarios? Las respuestas las tengo claras, en el 90% de los casos, es no.

Consumimos mucho jamón pero realmente tenemos poca cultura de nuestro producto estrella

  • ¿Sabemos qué tipos de jamones existen?Técnicas de marketing y ventas aplicado al jamón
  • ¿Qué partes tiene una pieza y cuáles son sus características?
  • ¿Cómo cortarlo adecuadamente para ensalzar al máximo sus sabores y aromas?
  • ¿Cómo presentarlo y servirlo?
  • ¿A qué temperatura hay que consumirlo? ¿cómo y con qué maridarlo?

En definitiva saber de este producto y su consumo ayuda a la hora de que nuestros clientes disfruten de él y aumenten su demanda. Es igual que con los vinos, a todos nos gusta que en un restaurante el sumiller te explique qué tipo de vino te está ofreciendo y por qué. Cuanto más sabes sobre un producto más lo disfrutas, no se trata de consumir un producto sino de disfrutarlo como experiencia.

En pocos restaurantes se ve personal específicamente formado y que sepa del producto, degustación y su corte. Tal vez esta figura solo se justificaría si el restaurante tuviera un mínimo de rotación de una pieza por servicio. Esto no exime que no se profesionalice la oferta de este producto y que se estén perdiendo posibilidades de venta reales. Se puede formar a personal del propio restaurante para que luego explique y traslade a los clientes qué están degustando, de dónde viene, y te corte un platito delante de ti que te haga empezar a disfrutar del producto antes ni siquiera que de catarlo; el corte del jamón de forma profesional es un arte y un espectáculo para los sentidos.

Si además hablamos de la rentabilidad de la pieza, de un jamón de unos 7 a 7,5 kg con un corte adecuado pueden extraerse de 35 a 40 raciones, por lo que es un producto altamente rentable si se sabe cortar de forma profesional.

En ocasiones voy a restaurantes y lógicamente por deformación profesional miro siempre si hay jamón y cómo se ofrece. Está visible la pieza, qué aspecto tiene, hay alguien que lo está cortando, cómo lo corta, cómo se presenta la ración, a qué temperatura se sirve, te explican algo sobre lo que consumes y cómo consumirlo… para mi, esas son claramente parte de las técnicas de marketing y ventas que habría que aplicar a esta joya de nuestra gastronomía. Estamos hablando del packaging y la comunicación de este producto.

Cómo es posible que siendo el producto más premium y principal embajador de nuestra gastronomía no lo tratemos como tal. Que no se haga en el extranjero (de momento) puede ser entendible, pero que no se haga todo lo bien que debiéramos en España tiene delito.

Para abrir boca y a la espera del siguiente post que publicaremos con algunos aspectos más específicos a la hora de cortar y servir un jamón, aquí os dejo 4 consejos de venta de este producto que para mi son fundamentales, espero que os sirvan:

4 Técnicas de marketing y ventas aplicado al jamón

Técnicas de marketing y ventas aplicado al jamón

Técnicas de marketing y ventas aplicado al jamón

1)    Tener el jamón con buena presencia y a la vista de nuestros clientes: siempre se ha dicho que comemos por la vista, si cuando entramos en un restaurante vemos un jamón y muestra un aspecto apetecible, siempre será mucho más fácil que pidamos una ración que si lo tenemos en la cocina o almacén del restaurante y no lo vemos. Es importante tenerlo bien presentado y perfilado, con zona de corte recta y que el área donde estemos cortando esté impoluta.

2)    Disponer de una persona que lo corte adecuadamente de forma visible: si además de ver el jamón, vemos que hay una persona que te corta una ración en el momento, nuestras ganas de pedirlo aumentarán seguro. Ver cortar a un profesional en directo preparando raciones bien presentadas, es un reclamo de venta infalible.

3)    Temperatura de servicio del jamón: para disfrutar plenamente de los sabores y aromas de un jamón ibérico, es fundamental degustarlo a temperatura ambiente. En muchos restaurantes te sirven el jamón recién sacado del frigorífico, esto hace que las características organolépticas del producto se vean mermadas. Pasa lo mismo si está demasiado caliente, si el jamón en ocasiones está al sol o expuesto a temperaturas demasiado elevadas, puede que la grasa se oxide y nos dé un sabor a rancio.

4)    Aportar valor al producto: Tanto a la hora de la venta del producto como a la hora de servirlo, será importante explicar a nuestro cliente la tipología de jamón que va a consumir. Lo primero, qué clase de jamón es (en cuanto a la raza y en cuanto a la alimentación), cómo se ha elaborado, cuál es su procedencia, meses de curación, parte que hemos cortado y cuáles son sus características. Cuanta más información aportemos, más valor le aportaremos al producto y mayor será el disfrute de nuestros clientes a la hora de degustarlo. Lo apreciarán muchísimo más.

 Nos vemos en el siguiente post con más técnicas de marketing y ventas aplicado al jamón.

Un saludo Miriam

 

 

Comments

comments