libro marketing gastronomico

Odiaban la comida grasienta de la cafetería de la universidad.

Estaban hartos de hamburguesas, tacos y pollo frito.

Las opciones en los barrios cercanos también dejaban mucho que desear.

Tampoco tenían tiempo para ponerse a buscar alternativas sanas más allá de las zonas circundantes al campus.

Así que, estos tres amigos de la ciudad estadounidense de Washington DC, Nicolas, Jonathan y Nathaniel, decidieron crear un restaurante que reflejase sus valores y sus necesidades (y por consecuente, los valores y las necesidades de muchísima gente como ellos).

Así nació Sweetgreen.

MARKETING GASTRONÓMICO

Su primer local en el barrio de Georgetown fue posible gracias a las contribuciones financieras de 40 de sus amigos y familiares.

Hoy, casi 10 años después de haber tomado la decisión de crear un concepto muy especializado donde sólo se sirven boles de comida sana obtenida de los proveedores locales, los tres amigos están a punto de abrir el Sweetgreen número cuarenta.

We’re selling a set of values that are about doing everything right … a lifestyle, a brand, a vision. That’s the sexy part.”

Vendemos unos valores que representan hacer las cosas bien hechas… un estilo de vida, una marca, una visión. Esa es la parte más sexy”, comentan los chicos para una entrevista en Bloomberg Pursuits.

 Pero, detrás de esa filosofía de vida que vende Sweetgreen, hay una segmentación de mercado muy bien definida.

No todo el mundo coincide con esos valores.

No todo el mundo se toma la molestia de apoyar la agricultura orgánica de la zona. A muchos, les importa poco de donde viene su comida, con tal de que sea sabrosa.

No todo el mundo cree en la filosofía “wellness”.

Y son pocos los que se preocupan de que la gente que trabaja para un restaurante reciba un buen trato.

Pero son suficientes para convertir Sweetgreen en una historia de éxito de esta magnitud.

Y te recomiendo que sigas el ejemplo de estos tres chicos tan inteligentes y disciplinados.

¿Por qué es imperativo segmentar en 2017?

Hace años, una cafetería era una cafetería. Como una peluquería era una peluquería.

No había más.

En ambos establecimientos se esperaba recibir a todo tipo de clientes.

Hoy, tenemos peluquerías especializadas para caballeros que prefieren sus cortes de pelo al estilo “hípster” y tenemos cafeterías con Wifi para estudiantes, otras para madres con niños pequeños, y otras para los amantes de los gatos, como esta en Sídney, Australia donde hacen hasta clases de Yoga con sus mascotas:

YouTube Preview Image

Porque hoy, tenemos que segmentar.

El mercado es demasiado grande. Las personas demasiado diferentes. Y, pretender llegar a todos con la misma estrategia, es un grave error.

Pero, ¿por qué no podemos seguir teniendo un negocio para todo el mundo, como se ha hecho toda la vida?

  • Porque no podrás crear ni aplicar acciones de marketing concretas y te limitarás a mensajes generalistas que no apelarán a casi nadie.
  • Te será casi imposible fidelizar a tus clientes ya que la magnitud del público al que te diriges, hará que sea imposible recoger la información necesaria para conocer a tu cliente.
  • Te resultará muy difícil satisfacer a públicos de todo tipo con el mismo nivel de satisfacción,
  • Una falta de especialización te costará mucho más dinero y tiempo puesto que tu menú será más extenso, tu inventario mayor, tendrás que dedicar más tiempo a comprar y recibir todos los productos, almacenarlos adecuadamente, y tendrás mucho más desperdicio.

Al segmentar tu negocio de hostelería, por el contrario:

  • Trabajarás con objetivos mucho más concretos y mucho más fáciles de conseguir,
  • Podrás implementar todos tus planes de acción mucho más fácilmente,
  • Focalizarás en personas concretas fácilmente visualizables y podrás conocerlas y empatizar con ellas mucho más.
  • Ahorrarás muchísimo tiempo y dinero,
  • Y aumentarás tu productividad.

¿Convencido?

¿Aún no?

Tal vez este último ejemplo te haga cambiar de opinión.

McDonald’s: el gigante del Fastfood.

McDonald’s nunca había segmentado.

Desde el primer momento, estaban convencidos de que TODO EL MUNDO, en TODO EL PLANETA iba a querer sus hamburguesas y sus patatas fritas.

Pero, no fue así.

Lógicamente.

Muchas personas, los “Nicolases, Jonathans y Nathaniels” de este mundo, por ejemplo, no quieren saber nada de este tipo de comida rápida.

Y McDonald’s segmentó.

Ahora, ofrecen McCafés, ensaladas para las mamás, y comidas más saludables para los pequeños, además de las hamburguesas de siempre.

marketing-gastronomico-erika-silva-ag

Ahora te toca a ti.

Segmenta y triunfarás.

¿Cómo?

Aprende cómo segmentar (entre muchas otras cosas) con El Libro del Marketing Gastronómico.

El regalo ideal estas Navidades, el Libro del Marketing Gastronómico te ayudará paso a paso a identificar tus clientes ideales, y cómo aplicar una estrategia de marketing que les haga felices y les obligue a regresar una y otra vez.

Puedes encontrar El Libro del Marketing Gastronómico aquí.

¿Te animas a segmentar?


Eso espero 🙂

Comments

comments